La Carretera

Adiós, Chano

with 6 comments

Sabéis que hace unos días murió Chano Lobato.

Maikel y yo lo vimos actuar hace años en Almería, en la Universidad, acompañado a la guitarra por Juan Carmona “Habichuela”.

Recuerdo algunas cosas de aquel día. Por ejemplo que me encontré con los dos en los aseos, unos minutos antes de empezar la actuación. Olían a vino y estaban riéndose a carcajadas.

También recuerdo que luego salieron al escenario y se pusieron serios. Y que al poco de empezar, Chano paró en medio de un cante para pedirle a una chica que dejara de palmear porque lo estaba desconcentrando. La estudiante no lo sabía pero las palmas, que cambian según los palos, cumplen una función determinada. Marcan el compás. Como la caja o el tacón. Muy poca gente sabe acompañar a las palmas.

La velada prosiguió entre cantes y leyendas. Porque Chano, que provocaba tanta emoción como risa, hablaba y cantaba a partes iguales. En realidad, el espectáculo era él. Entre una guajira y un fandango te contaba una anécdota de Pericón. O de “El Beni“. O cómo nació el tirititrán una noche célebre en que el mítico Aurelio Sellé se vio algo apurado de memoria.

Quizá por todas esas cosas, y porque durante años se había ganado la vida como “cantaor de atrás” (los que acompañan al baile en los cuadros flamencos, como Chiquito de la Calzada), nunca llegó a ser considerado uno de los grandes del flamenco. Algunas personas, sobre todo de entre los círculos cerrados y herméticos de la flamencología, lo tenían por un cantaor menor, especialista en cantes festeros, como las alegrías o los tanguillos de su Cádiz natal, pero incapaz de abordar con solvencia los palos mayores como la soleá, la siguiriya o la taranta. Qué injusticia.

No es un tópico decir que con Chano se muere una parte del flamenco, la que encarnaban esos cantaores dignos y un poco pícaros que recorrieron la mísera y polvorienta España de los años 50 pasando fatigas en tablaos de mala muerte o animando humildemente las fiestas de los señoritos.

Cuánto debe el flamenco de hoy, profesional y respetado, a esa tropa de genios entrañables, sabios y sencillos, de los que Chano era por desgracia el último estandarte.

Vámonos pa Cai, primita mía, vámonos pa Cai.

Anuncios

Written by Angel Guirao

abril 18, 2009 a 11:35 am

Publicado en General

Tagged with

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Apoteósico final de “vámonos pa Cai”. Recuerdo que lo pasamos muy bien en el concierto de Chano Lobato. Era un figura. Yo lo ví luego en Murcia, en el Romea, y otra vez tuve un encuentro con él que creo qeu lo define como persona y como artista.
    Hace unos 5 años, un miércoles o un jueves, estaba tomando un vinico con unos amigos en un bar del centro de Murcia cuando lo vi llegar junto con un grupo de unas 10 personas que debían ser de la universidad o algo así. Inmediatamente le comenté a mis amigos y en especial a uno de ellos, Dani, quien era ese personaje y lo grande que era. Mi amigo Dani inmediatamente se giró hacia la mesa que habían ocupado y dijo en voz alta:
    – Maestro, va por ud. un fandango de Huelva, de mi tierra.
    Y sin dar tiempo a nada más comenzó a cantar por Huelva; los murcianos que estaban con Chano Lobato se callaron y hacían claros gestos de desaprobación, los que estábamos con Dani estábamos un poco avergonzados, la verdad y Chano Lobato mantuvo la cabeza alta y la atención hasta que éste dejó de cantar. y le dijo: gracias, gracias.
    Continuamos cenando y comentamos lo sosos que habían sido lo acompañantes del cantaor.
    Cuando la peña de Chano abandonaba el local, ni que decir tiene que nosotros seguíamos en la barra, éste se paró y le dijo a Dani con la voz un poco ronca y con mucho salero:
    Perdóname chaval pero es que mañana tengo que cantar y estoy un poco afónico. Me han dao ganas de arrancarme pero si empiezo no paro y acabo a las 7 de la mañana y … tengo ya 70 años. Pásenlo uds. muy bien.
    Mi amigo Dani se quedó con la sensación de haber triunfado y los murcianos sosos quedaron bastante mal, la verdad.
    Bueno, aparte de su categoría profesional creo que el episodio también lo define como persona humilde y buena.
    También os tengo que decir que mi amigo canta bastante mal. Saludos.

    Maikel09

    abril 20, 2009 at 12:30 pm

  2. Genial tu relato, Maikel. Tu última frase es apoteósica por inesperada. Chapeau!

    Un abrazo

    Javier Menéndez

    abril 20, 2009 at 2:29 pm

  3. ¡ Deliciosa entrada Angel !

    ” Tened cuidado con el vino de las escalericas “.

    Saludos.

    Alfredo Vidal

    abril 20, 2009 at 4:16 pm

  4. Hola a todos, soy el cantaor Murciano-choquero Dani, tengo que reconocer que toda la historia es completamente verídica, excepto lo de que canto bastante mal. Canto mal, bueno fatal, cuando voy muy chispao, el problema es que si no voy asi, simplemente no canto.
    Y si me voy, no me voy….

    Dani Mancheño

    abril 20, 2009 at 4:38 pm

  5. Gracias Leiter, en realidad Dani no lo hizo tan mal. Tuvimos cuidado Alfredo, lo tuvimos … jajaja
    Dani, lo importante fue la entrega y el coraje, de ahí el triunfo.
    Un abrazo a todos

    Maikel09

    abril 20, 2009 at 6:33 pm

  6. Dani, tu no puedes cantar mal porque cantas con el corazón. Además, qué carajo, los fandangos de Huelva los clavas. Doy fe.

    La anécdota que contáis es otro ejemplo más de la grandeza del personaje. Buena gente los flamencos, la mayoría cercanos y accesibles. Todo lo contrario que algunas estrellistas del pop o el rock.

    Cuídate, Mancheño. Un abrazo.

    Salar, gracias por el comentario.

    Llevaos cuidado con el vino de las escalericas…

    Angel Guirao

    abril 20, 2009 at 7:02 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: