La Carretera

Madoff y la estampita de toda la vida

with 2 comments

Bernard Madoff, o sea el pavo de la foto, es el responsable de la mayor estafa de la historia. Unos 50.000 millones de dólares.

AP)

La noticia ha saltado inmediatamente a España porque aquí hay unos cuantos pringados, pocos pero jodidamente ricos, que han perdido en torno a los 2.400 millones de euros. 

¿Que quiénes son? No han trascendido los nombres, pero se sabe que forman parte de la cartera VIP de clientes del Banco de Santander.

¿En qué consistía el fraude? Los expertos lo llaman “estafa piramidal“, pero en realidad es la estampita de toda la vida (ya sabéis, ese timo que se aprovecha de la codicia del timado), sólo que a lo grande y entre gentes de guante blanco. La cosa era bastante sencilla: a los clientes les ofertaban (en el caso de España, a través del Santander) un “producto financiero” con rentabilidades muy altas. La expectativa de una ganancia fácil, ese gancho tan antiguo como eficaz, hacía que los primos pusieran la pasta, de la que los timadores se quedaban con una parte mientras que el resto lo destinaban a pagar los “retornos” o beneficios de los inversores anteriores. Y así sucesivamente. ¿Se entiende? Con las aportaciones de los nuevos “inversores” se va devolviendo el dinero (con altas rentabilidades) a los primeros. Hasta que la pirámide se desmorona porque, obviamente, al cabo de un tiempo falta dinero.

Esto es lo mismo que pasó aquí con Gestcartera y el Forum Filatélico. Y por supuesto que yo no me alegro de que estafen a nadie, pero qué queréis que os diga, tampoco me voy a echar a llorar. El dinero se gana trabajando y creando riqueza, no especulando y creyéndote más listo que los demás porque no das un palo al agua.

¿He dicho agua? Pues eso, ajo y agua.

(*Afinsa-Forum afectó a miles de pequeños ahorradores, pero aunque ellos también pensaban obtener rentabilidades por encima de mercado, creo que su caso es distinto al de los estafados por Ignacio Camacho o el tal Madoff*)

Written by Angel Guirao

diciembre 14, 2008 a 11:29 pm

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. He dejado mis comentarios coincidentes con los tuyos, esparcidos por la blogosfera, y como no recordaba (se me está estropeando la memoria y no recordaba el nombre ni de la sociedad ni del ficha, sólo el de la jueza Teresa Palacios que me defraudó enormemente) el nombre del chiringuito he hablado del chiringuito financiero del rubiales.

    Las pirámides son otra cosa, como bien dices, aunque se parezcan en el reparto del dinero recién adquirido, en las fuertes comisiones pagadas a los vendedores (que a veces llegan al 50% del dinero adquirido) en las fuertes rentabilidades, y en los exagerados gastos suntuarios en oficinas y publicidad, lo que lleva a que el dinero rápidamente desaparezca en manos de unos y de otros, y la principal parte en paraísos fiscales a nombre de testaferros.

    Cuando ocurre algo de esto, la recuperación no suele alcanzar ni el 10%, y eso si se llega.

    Salut

    julio navarro

    diciembre 16, 2008 at 5:02 pm

  2. Hola,

    No puedo evitarlo, lo que me llama la atención de esta estafa son tres cosas:

    La primera: la cantidad de dinero que se ha movido/estafado. Es brutal para el común de los mortales (en el cual me encuentro)

    La segunda: La gente que se ha visto afectada. No se trata de incultos pardillos a los que el primer vendedor de aire les encandila con beneficios abrumadores. Se trata de gente de mundo con asesores financieros y aun así han picado. En este punto, jajajajajajajaja no puedo por menos de reírme a carcajadas juasjuasjuasjuasjuasjuas!

    La tercera (y en esta no me río lo más mínimo): Independientemente de que sea una estafa o no, ¿cómo puede ser que personajes públicos accedan a inversiones financieras con una rentabilidad superior a un 100%?

    Me explico, si Almodovar arriesga su dinero (o el de inversores) en una película y es un éxito de taquilla gana un 100, un 200 o un 1.000% sobre lo invertido. Si la película es un desecho y nadie va a verla, Almodovar (o sus inversores) pierden el dinero que han invertido. Se trata del riesgo de un director de cine sobre el área que conoce y sobre la que trabaja. No hay mucho misterio, tiene un componente de genialidad (la parte de narrar y hacer atractiva una historia) y un componente de suerte (que a la gente le guste y la peli sea super taquillera).

    Pero en este caso, se trata de unas inversiones que no tienen nada que ver con el medio en el cual Almodovar es un profesional (se trata del mundo financiero!).

    Y aquí viene mi gran inquietud ¿por qué Almodovar tiene capacidad para acceder a unas inversiones financieras que le dan una rentabilidad superior al 100% y yo no? ¿Hay que ser un gurú de una determinada área para acceder a esto?

    Normalmente, uno pensaría que en el mundo de hoy, si hay una manera LEGAL de rentabilizar una inversión en un 100%, estaría reflejada en determinadas leyes, normas, supuestos, etc., etc., etc. (todo muy complicado) pero que tras hacer unas breves indagaciones por Internet nos encontraríamos con toda una serie de manuales sobre como obtener unos ingresos del 100% de manera totalmente legal. Por ejemplo, si quiero saber como romper un sistema informático (pocas cosas hay más crípticas) no tengo mas que poner la palabra ‘hacker’ en google y encuentro cientos de manuales).

    Entonces, ¿por qué si pongo en google ‘forrarme’ o ‘rentabilidad 100%’ o algo por el estilo, me encuentro con un montón de páginas que suenan a engaño o, en el mejor de los casos, con avisos advirtiéndome de que depende de la legislación de cada país?

    Se supone (o por lo menos eso se predica desde los más altos estamentos) que nuestro país prohíbe y persigue los paraísos fiscales, esto quiere decir que no permite ni articula medios para poder acceder a rentabilidades que no estén legisladas.

    Así que repito la pregunta, ¿por qué Almodovar (como otros grandes de España) accede a inversiones financieras que le reportan un interés, como mínimo, del 100%?

    Parece como si el hecho de ser famoso o rico diera acceso a conocimientos (impensable hoy en día con Internet) o a derechos inasequibles para el resto de la población.

    Descartada la opción de que hacienda no tenía conocimiento (si yo trato de ‘sisear’ 1.000 euros en la declaración de la renta y me pillan, ¿cómo no van a detectar movimientos por valor de varios cientos de miles de euros?) pasamos a pensar que, efectivamente, tener dinero ayuda a ‘esquivar’ ciertas ‘legalidades’. Este es el punto tenebroso.

    Así que retomando la tercera cuestión que me llama la atención… ¿cómo puede ser que personajes públicos accedan a inversiones financieras con una rentabilidad superior a un 100% (independientemente de que sea una estafa o no)? ¿Están por encima de las leyes? ¿Es que las leyes están hechas a su medida?

    Alguien dijo una vez (un tal Jesús), “…se pillará antes a un mentiroso que a un cojo”.

    Parece que en estos tiempos los cojos corren mucho!

    Invito a quien lea esto, a que discuta sobre cómo solucionar esta situación (no a justificarla ni a plantear de donde viene, que es muy importante, si no a plantear soluciones).

    Un saludo,
    Anutrof

    Anutrof

    enero 1, 2009 at 7:02 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: