La Carretera

La pequeña historia de una infamia grande

with 7 comments

La historia se va a titular “Basura al cubo”. Y empieza así:

ÉPOCA, semanario conservador de escasa tirada, publica un número en cuya portada se afirma que la Infanta Elena va a utilizar como arma en su proceso de separación matrimonial un supuesto consumo ocasional de cocaína por parte de su todavía marido Jaime de Marichalar.

Acto seguido, el resto de la prensa escrita explota la noticia y la hace correr como la pólvora. Unos, los más sensacionalistas, dan carta de naturaleza a la información, mientras que otros crítican a ÉPOCA por llevar a su portada un simple bulo maledicente. Hay incluso quien habla de una campaña de acoso a la Familia Real por parte de la derecha más rancia de este país.

 Por último, llega el fin de semana y los programas de la telebasura se ponen las botas a costa de tan suculento “material informativo”. Primero el viernes en Antena 3 (¿Dónde estás corazón?) y después el sábado en Telecinco (La Noria).

He titulado esta historia “Basura al cubo” porque, como habéis visto, la mierda se ha ido acumulando por capas o montones. Al menos tres, por eso digo al cubo y no al cuadrado. El primer montón lo arrojó ÉPOCA, cuyo proceder “periodístico” vulnera de arriba a abajo el Código Deontológico (Carlos Dávila, que hacía muy buenas  entrevistas en La 2, debería reflexionar y dar marcha atrás cuanto antes en este turbio asunto). El segundo puñado de inmundicia lo esparció la prensa mayorista, que desde el primer momento debió haber desechado esta información y no haber contribuído a difundirla aún más. Por último, el barniz de podredumbre lo han puesto, como no podía ser de otra manera, los programitas de la televisión rosa, de cuyo comportamiento no es necesario hablar porque su mera emisión atenta contra el decoro, la inteligencia y el buen gusto.

Que nadie se llame a engaño: esto es una infamia porque las víctimas no son, como se ha dicho, el Rey o la institución de la Monarquía. La Casa Real está muy por encima de estos montajes. Aquí las verdaderas víctimas han sido la intimidad de una pareja y la inocencia de dos niños pequeños. Personas públicas, de acuerdo, pero personas al fin y al cabo.

Anuncios

Written by Angel Guirao

septiembre 30, 2008 a 7:43 am

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Y yo, ingénuo de mí, que pensaba que la ley ya amparaba un divorcio de común acuerdo, siempre que los plazos de separación fueran los establecidos.

    ¿O fue sólo un proyecto que se quedó en agua de borrajas?

    Bastante traumático es en sí mismo el reconocimiento de la necesidad de separación, para ambos y para sus hijos, para que encima sea ensuciado con acusaciones irrelevantes aunque sean ciertas.

    Y encima los medios carroñeros que ya están extendiéndose incluso a lo que en algún tiempo fue prensa seria.

    Al final, sólo nos quedará el BOE y la guía telefónica.

    Salut

    julio navarro

    septiembre 30, 2008 at 10:51 am

  2. Ah, se me olvidaba, aunque sólo sea por motivos estéticos, el personaje aludido me cayó mal cuando apareció con aquellos pantalones absurdos… pero de ahí a hacer leña del árbol caído…

    Salut

    julio navarro

    septiembre 30, 2008 at 10:53 am

  3. Pues a mí, sin embargo, Marichalar me cae simpático. El que no me ha gustado nunca es Urdangarín.

    Filias y fobias que tiene uno.

    Saludos

    Angel Guirao

    septiembre 30, 2008 at 11:04 am

  4. Buenas tardes, en mi modo de ver, cualquier ciudadano merece que no se hurgue en su intimidad y en su vida, sin que el hecho de ser hijo, yerno, sobrino o nieto del Jefe del Estado otorgue más privilegio que el que pueda tener cualquier otro ciudadano, y visto que al parecer es licito ventilar los asuntos reales o figurados de cualquier persona, por qué la familia del Jefe del Estado ha de ser distinta? aqui o jugamos todos o rompemos la baraja.

    piel canela

    septiembre 30, 2008 at 2:08 pm

  5. Por cierto se me olvidaba, a mi no me gusta ninguno de ellos…………..!!!!!!!

    piel canela

    septiembre 30, 2008 at 2:19 pm

  6. Tienes razón, Ángel. Las aguas del peridismo se están enturbiando mucho últimamente. Y temo que la cosa tiene mal remedio. Imagino que será un efecto perverso de la brutal competencia que existen entre ellos, sobre todo los electrónicos, que basan muchas de sus fuentes en los periódicos de papel, porque no quieren dedicar dinero a buscar exclusivas, aunque sean de esa naturaleza bastarda.
    A pesar de todo, creo que podemos sobrevivir sin esa mierda, tantolos que trabajamos cerca de ella como los que la véis desde lejos.

    Fernando Bellón

    septiembre 30, 2008 at 4:36 pm

  7. # Fernando

    La competencia, la caída de ingresos por publicidad (que lleva a los medios a buscar lectores a la desesperada), la degradación moral de la sociedad, que también acaba afectando al periodismo…Parece que son varios factores, pero lo que está claro es que se está perdiendo rigor y ética. Y espérate a que empiecen los anunciados recortes de plantilla en los grandes medios…La calidad va a pegar un capuzón yo diría que definitivo.

    En fin, sobreviviremos. Me alegra verte de nuevo, Fernando.

    Angel Guirao

    septiembre 30, 2008 at 9:07 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: