La Carretera

Archive for septiembre 30th, 2008

La pequeña historia de una infamia grande

with 7 comments

La historia se va a titular “Basura al cubo”. Y empieza así:

ÉPOCA, semanario conservador de escasa tirada, publica un número en cuya portada se afirma que la Infanta Elena va a utilizar como arma en su proceso de separación matrimonial un supuesto consumo ocasional de cocaína por parte de su todavía marido Jaime de Marichalar.

Acto seguido, el resto de la prensa escrita explota la noticia y la hace correr como la pólvora. Unos, los más sensacionalistas, dan carta de naturaleza a la información, mientras que otros crítican a ÉPOCA por llevar a su portada un simple bulo maledicente. Hay incluso quien habla de una campaña de acoso a la Familia Real por parte de la derecha más rancia de este país.

 Por último, llega el fin de semana y los programas de la telebasura se ponen las botas a costa de tan suculento “material informativo”. Primero el viernes en Antena 3 (¿Dónde estás corazón?) y después el sábado en Telecinco (La Noria).

He titulado esta historia “Basura al cubo” porque, como habéis visto, la mierda se ha ido acumulando por capas o montones. Al menos tres, por eso digo al cubo y no al cuadrado. El primer montón lo arrojó ÉPOCA, cuyo proceder “periodístico” vulnera de arriba a abajo el Código Deontológico (Carlos Dávila, que hacía muy buenas  entrevistas en La 2, debería reflexionar y dar marcha atrás cuanto antes en este turbio asunto). El segundo puñado de inmundicia lo esparció la prensa mayorista, que desde el primer momento debió haber desechado esta información y no haber contribuído a difundirla aún más. Por último, el barniz de podredumbre lo han puesto, como no podía ser de otra manera, los programitas de la televisión rosa, de cuyo comportamiento no es necesario hablar porque su mera emisión atenta contra el decoro, la inteligencia y el buen gusto.

Que nadie se llame a engaño: esto es una infamia porque las víctimas no son, como se ha dicho, el Rey o la institución de la Monarquía. La Casa Real está muy por encima de estos montajes. Aquí las verdaderas víctimas han sido la intimidad de una pareja y la inocencia de dos niños pequeños. Personas públicas, de acuerdo, pero personas al fin y al cabo.

Written by Angel Guirao

septiembre 30, 2008 at 7:43 am