La Carretera

¿Hay que controlar también a los medios?

with one comment

Todo el mundo está de acuerdo en que es necesario controlar al poder político. Un control que puede ser judicial (llevando a los tribunales los casos de corrupción), parlamentario (a través de las Comisiones de Investigación del Congreso y el Senado) o democrático (el que ejercen los ciudadanos cada cuatro años en las urnas).

Durante estos días se ha puesto de manifiesto la necesidad de controlar también al dinero. La crisis mundial actual, se ha dicho con razón, se debe a la falta de control de unos poderes, los económicos (entidades de crédito, bancos de inversión, auditoras, aseguradoras….), cuya voracidad e irresponsabilidad han llevado al colapso del sistema.

La experiencia nos están enseñando, por tanto, que hay que controlar tanto al poder como al dinero (es decir a las personas que lo manejan). Bien pero, ¿qué pasa con los medios de comunicación? ¿También hay que controlarlos o, como ellos pretenden, es suficiente con la autorregulación? 

Veamos cómo se están regulando en estos momentos los medios.

Tragedia aérea de Barajas.

Después de un verano de auténtico bochorno informativo, en el que han prevalecido el morbo y la especulación por encima del rigor y el derecho a la información de los ciudadanos, nos encontramos ahora con el espectáculo de las filtraciones

EL PAÍS consigue el vídeo del accidente y lo cuelga (hace unas horas) en su web: Video en exclusiva”, “Así fue el accidente”, “Escucha la primera llamada de emergencia”.

¿Cabe más morbo, obscenidad y falta de respeto a los familiares de las víctimas?. 

¿Qué hace el resto de medios? Denunciar la filtración, faltaría más. E inmediatamente después publicar el vídeo:

El Mundo: “Vea las imágenes del accidente de Barajas”.

ABC: “Vea el video filtrado hoy”.

Por descontado que los lectores no somos inocentes y deberíamos ser los primeros en autocensurarnos. Sin embargo, estamos tan anestesiados que ya ni siquiera nos planteamos el dilema. Pinchamos el video sin pensar (sin pensar que lo que estamos viendo como un simple pasatiempo es en realidad la tragedia de muchas personas), como autómatas o “perros de Paulov”. Lo que pasa es que ésa es una cuestión ética y privada de cada cual. De lo que ahora estamos hablando es de la necesidad de fiscalizar a los poderes públicos (en concreto al cuarto poder).

Conclusión: de igual manera que el descontrol de los poderes económicos nos ha llevado a la ruina, la falta de regulación de los medios nos está conduciendo a un cada vez más insoportable nivel de degradación y misera moral. Un poco de regulación y unos ciertos límites no estarían de mas.

Anuncios

Written by Angel Guirao

septiembre 19, 2008 a 8:00 am

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. En teoría totalmente de acuerdo. Sólo que los límites al derecho de información deberían estar perfectamente delimitados y ser mínimos.

    Merece una discusión muy profunda.

    Propondría estudiar, si la declaración judicial (siempre por tiempo acotado) de un asunto como sub-judice, debería entrar dentro de estos límites a la información.

    Igualmente la publicación de imágenes obtenidas en ámbitos privados.

    Pero esto nunca como autocensura, sino como delitos punibles.

    Es un tema muy espinoso, pero algo habría que hacer.

    Salut.

    Por cierto, en mi blog en un post titulado Laura Alabau i el CGPJ, me hago una pregunta, que a lo mejor me puedes ayudar a responder.

    Gracias.

    julio navarro

    septiembre 19, 2008 at 12:45 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: