La Carretera

Lo de Liaño

with one comment

Estrasburgo condena a España por falta de imparcialidad en el asunto de Gómez de Liaño.

Me alegro enormemente de esta decisión porque, más allá del motivo procesal invocado por el T.E.D.H. (falta de imparcialidad consistente en que el Tribunal que lo condenó, la Sala de lo Penal del T.S., había intervenido también en la instrucción del caso, en concreto conociendo del recurso contra el auto de procesamiento), digo que más allá de esa cuestión procesal, era público y notorio que el juez Bacigalupo, uno de los tres magistrados integrantes de esa Sala, era el menos indicado para juzgar a su compañero.

Bacigalupo, además de estar vinculado personalmente a gente cercana al Grupo Prisa, escribía habitualmente en EL PAÍS, periódico que formaba parte del entramado empresarial al que pertenecían Sogecable y Canal Plus, a cuyos dueños había imputado Liaño varios delitos de apropiación indebida, falsedad documental y estafa.

Pues bien, el T.E.D.H. viene a poner las cosas en su sitio y dice ahora que la Sala que juzgó y condenó a Liaño era cualquier cosa menos imparcial.

Dicho esto, se debe recordar que Estrasburgo no entra a valorar el fondo del asunto ni obliga a repetir el juicio, lo que significa que la sentencia es firme y que, al menos a efectos jurídicos, se da por bueno que Liaño prevaricó.

En fin, todos sabemos lo que pasó en este feo asunto: Pedro Jota utilizó a Liaño en su guerra contra Prisa. El juez, que colaboraba habitualmente con EL MUNDO, aprovechó su posición para imputar, de forma totalmente artificial y desproporcionada, a los dueños de Sogecable: Cebrián y Polanco. Por su parte, Bacigalupo (no absteniéndose) se puso al servicio de Prisa, con la que tenía más que evidentes lazos. Los dos actuaron, en mi opinión, de forma injusta, parcial y espuria. La diferencia es que Liaño pagó muy caro su error (fue expulsado de la carrera judicial y luego indultado) mientras que lo de Bacigalupo había quedado impune.

Por eso, aunque sea a destiempo y de manera simbólica, esta sentencia hace algo de justicia y cierra definitivamente un capítulo doblemente negro de la historia judicial española

Anuncios

Written by Angel Guirao

julio 23, 2008 a 9:30 pm

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Coincido punto por punto en lo que anotas.

    Y me alegro de la sentencia.

    Liaño, desproporcionado en sus ataques.

    Bacigalupo debería haber sido digno y haberse apartado él mismo.

    Me ha recordado la sentencia sobre las detenciones en vísperas de los JJOO del 92, en la que desautorizaban a nuestro juez más estrella.

    Y es que la justicia debería ser un poco más seria. Al menos la española.

    Un abrazo

    PS me alegra que te esté gustando mi serie sobre Bertrand Russell. A mí me pareció magnífico cuando lo leí a mediados de los 70. Y eso que ya en el 68 era fan de él, pero desconocía este librito.

    julio navarro

    julio 24, 2008 at 11:17 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: