La Carretera

El PP se fractura

leave a comment »

Zaplana, Acebes, Pizarro, Costa, Arístegui, Rato, Esperanza Aguirre, Ana Botella, Mayor Oreja…y ahora María San Gil

Entre los que ha echado y los que se le han ido (nadie sabe con exactitud en qué situación se encuentra cada uno) el caso es que Mariano Rajoy tiene cada vez menos apoyos dentro del Partido Popular, un partido que se caracterizaba precisamente por su unidad y cohesión interna (legado positivo de José María Aznar)

¿Se está rompiendo el PP? ¿Se está empezando a fraguar una alternativa seria a la candidatura de Mariano Rajoy, algo impensable hace dos meses, cuando Esperanza Aguirre hizo un amago rápido de rebelión y comprobó que no tenía apoyos suficientes? 

Así lo están entendiendo muchos analistas, que interpretan la defección (menudo palabro, uno no puede evitar pensar en otra cosa) de María San Gil, símbolo de resistencia, entereza y dignidad dentro del Partido Popular, como una toma de postura ante el giro supuestamente centrista (de relación “amable” con los  nacionalistas) que Rajoy quiere imprimir al partido.

Yo no estoy en disposición de saber si esto es como nos lo cuentan, pero en caso de ser ésas las “discrepancias fundamentales” que la propia María San Gil ha esgrimido para justificar su baja, creo que no lleva razón.

Primero porque no imagino a Rajoy echándose al monte de la mano de los separatistas.  Segundo, porque no veo nada en el texto de la ponencia que implique una renuncia a los valores y principios que ha defendido siempre el Partido Popular. Y tercero porque, nos guste o no, España es un país plural en el que los partidos nacionalistas tienen un espacio propio porque representan a un importante sector de la sociedad.

Si lo que no comparte María San Gil es que el PP llegue a acuerdos puntuales con los nacionalismos moderados, deberá recordar que Aznar ya lo hizo en su día con indudables dosis de pragmatismo. Deberá tener presente, además, que sin los apoyos esporádicos de los nacionalistas, el PP está condenado a la oposición, porque se obligará a sí mismo a obtener mayorías absolutas cada vez más difíciles de conseguir. Y tendrá, por último, que recordar, que en las últimas elecciones generales lo que se puso en juego fue, precisamente, la idea de España, y que fue una idea distinta a la suya, más abierta y flexible, la que respaldó la mayoría de los españoles. No querer ver esto, siendo respetable, es no querer ver la realidad

Anuncios

Written by Angel Guirao

mayo 13, 2008 a 7:50 am

Publicado en General

Tagged with , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: