La Carretera

El futuro del Partido Popular

with 8 comments

7224b277f7ca3g.jpg

Pedro Jota Ramírez, ayer en el chat de EL MUNDO: “Creo que el PP debe emprender una renovación de sus mensajes, de su imagen y por lo tanto de su liderazgo. Francamente no veo que el candidato de dentro de cuatro años deba ser el mismo. Me parece que las elecciones de ayer completan un ciclo y que ha llegado la hora de apostar por un cambio.

Preguntado por el posible sucesor, el periodista contesta: “Es prematuro hablar de quién. Sí que está claro el cómo: adelantar el Congreso de septiembre a antes del verano y que los distintos aspirantes compitan como lo hicieron Zapatero, Bono y Rosa Díez. Uno de los problemas de Rajoy es que fue elegido por Aznar y no por las bases aunque luego estas lo ratificaran. El que el resultado del PP haya sido bueno en términos absolutos puede permitir también alguna solución puente que incluya a Rajoy.”

Aunque he dicho alguna vez que Rajoy carece de liderazgo, creo que el problema del PP ha estado en la estrategia, no en el candidato, muy superior en preparación y consistencia al  mediocre, vacuo y flojo Zapatero. 

No nos engañemos, por muy fotogénico que sea el presidente, la mayoría del electorado es consciente de sus grandes limitaciones. De hecho, salvo excepciones contadas, ésa es la norma, la mediocridad, en la democracia española, caracterizadamente históricamente por sus líderes de medio pelo.

El problema no ha sido Rajoy. El problema ha sido que Rajoy no ha sido Rajoy. No le han dejado serlo, para ser más exactos. Por supuesto que él ha tenido parte de culpa por no haberse desprendido antes de lo peor de la herencia de Aznar (las formas agrias y determinadas personas que representaban el pasado), sin embargo, a la vista de los resultados cosechados (no olvidemos que ha obtenido un respaldo espectacular) es evidente que, como digo, el problema no era de candidato sino de estrategia: el PP ha llevado las elecciones a un terreno (ése ha sido su logro y su gran error) en el que estaba destinado a perder. Ese terreno es el de la idea de España. Este domingo los electores votaron, fundamentalmente, por una idea de España. Y es evidente que la idea del PSOE, más abierta y próxima a las posiciones federalistas del nacionalismo moderado, está más extendida que la del PP, que se encuentra solo y aislado en esta cuestión (si el vector determinante de las votaciones hubiera sido el económico, representado por la dialéctica izquierda-derecha, otro gallo hubiera cantado). Por ello, al colocar a los electores en la tesitura (y como decíamos ayer, de forma dramática) de optar por una u otra idea de España, el PP trabajaba también para sus enemigos. Porque ha sido el PP el gran protagonista o actor principal de estas elecciones; ha sido el PP que ha movilizado a todos, a la derecha y a la izquierda.  No ha sido el PSOE el que ha ilusionado a los electores por su gestión de gobierno (hay que aceptar olímpicamente los resultados: el PSOE no ha conseguido la mayoría absoluta a pesar de gestionar un país muy saneado económicamente, lo que habla de las grandes fallas y lagunas de su mandato.) , sino el PP el que ha excitado los celos de la izquierda y el nacionalismo, empujándolos a las urnas. Insisto en el mensaje del post anterior: es sólo una impresión personal pero creo que otro tipo de oposición más tranquila hubiera hecho que la izquierda se desmovilizase sola ante el pésimo balance y las arriesgadas aventuras de Zapatero.)

Para terminar, y volviendo al tema del post que es el futuro del PP, significar que lo importante ahora es que en esa formación se abre un período de reflexión y posible catarsis. Es el momento de digerir los resultados y asumir de una vez por todas la realidad (algo que no se hizo en la legislatura anteior). La forma de perder, más que digna, y el efecto balsámico del paso del tiempo, apuntan a que el PP entenderá el mensaje: tiene que renovar, no tanto su mensaje (pues ha conquistado el centro político), sino sobre todo sus formas y su imagen. Tiene que abrirse un poco y matizar su idea de España, no en vano el PSOE va a gobernar ahora con los mismos aliados que en otro tiempo tuvo el PP (CIU o PNV) En resumen, toca hacer balance y autocrítica. Y una vez que se clarifiquen las ideas será el momento de buscar canditado. Yo creo que Rajoy puede seguir siéndolo y de hecho no veo en el PP a nadie más preparado. 

Además, si el problema no ha sido el candidato la solución tampoco tiene que pasar por cambiarlo.

Anuncios

Written by Angel Guirao

marzo 11, 2008 a 1:10 pm

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. A mi modo de ver Ángel, sitúas muy bien el problema: la idea de España. Ceo que la defemnsa de la ideas de España del PP merece ser defendida en más de una cita electoral, debe ser una idea a largo plazo, un proyecto de futuro. La mayoría de los votantes del Psoe coinciden con la idea de España del PP, pero de momento, 4 años después del 11M no ha habido tiempo amterial para una reflexión por esta gente. Por otro lado, el Psoe hace tiempo que se inclinó por la idea de una España Federal y asimétrica, pero lo está haciendo de facto, no ha tenido la gallardía de exteriorizar esa idea de España federal y asimétrico. Por tanto, no habe rganado las elecciones no es motivo para dejar de defeder la España conocida, donde preponderan los derechos de los ciudadanos sobre los de los territorios. Aunque cueste 15 años poder llevarla a cabo, y cerrar de una vez el modelo territorial dejando a los nacionalistas sin nada que rascar. Yo me inclino por Rajoy desde luego. Quiero llamar al atención sobre la mujer de Rajoy, lástima que la hayan tenido escondida. Que cesen a Arriola y a Soraya. Un saludo.

    MAIKEL

    marzo 11, 2008 at 1:20 pm

  2. En efecto Miguel, creo que la cuestión territorial ha marcado estas elecciones. El PP conecta mejor con la idea de España que tiene la mayoría de los españoles, incluídos los votantes del PSOE.

    Esa es la razón de que el PP haya fidelizado a sus votantes y además haya ganado votos tanto en el centro (indecisos) como en la propia izquierda (parece que ha habido un pequeño trasvase de votos del PSOE al PP) Y esa es también la razón de que el PSOE haya ampliado por la izquierda (IU) y por el terreno de los nacionalismos (ERC, PNV y CIU, que también ha bajado aunque haya mantenido el tipo).

    En resumen: El PP ha crecido por el centro y el PSOE por las alas.

    Además, la movilización de la izquierda no se debe al entusiasmo generado por Zapatero (de ser así, habría desmovilizado a la derecha, como en otras ocasiones, y habría obtenido la mayoría absoluta) sino al rechazo que ha provocado el PP. Por eso creo que tan pronto como el PP dé un par de retoques a su imagen (tiene un problema de imagen histórico) y rectifique algunos excesos y errores (el PSOE ha tenido muchísimos pero prefiero centrarme ahora en los del PP, porque es la materia de este post) volverá a ganar holgadamente las elecciones porque su discurso conecta mejor con la gran mayoría de ciudadanos de este país. Más o menos ése es el análisis, con algún que otro matiz, que yo hago de los resultados.

    Y en efecto Miguel, qué imagen más bonita y emotiva la de la foto.

    Saludos

    Angel Guirao

    marzo 11, 2008 at 2:58 pm

  3. Buenas tardes,
    la verdad es que no puedo añadir mucho más a lo ya comentado, ya que explica en gran medida lo que ha sucedido.

    No obstante, sí creo que hay que incidir en la situación de Andalucía, cuya población debería compartir una idea próxima a las tésis sostenidas por el PP, ya que las otras le perjudican de forma manifiesta, y sin embargo no es así.

    Con respecto al futuro del PP, yo a diferencia de otras opiniones, si creo que Mariano Rajoy debería marcharse, porque dos derrotas son demasiadas para un político que aspira a presidir España.

    Como ya he defendido en diversas ocasiones, si creo que ha hecho lo correcto, en un cotexto en el que a la derecha le es muy dificil ganar unas elecciones (no olvidemos que cuando lo ha hecho ha sido porque ha habido una enorme crisis en España (que no es el caso), o porque gracias a su buena gestión desmoviliza a la izquierda (que tampoco es este el caso).

    Apuesto por una renovación serena en el que se de peso a perfiles como Francisco Camps (sería una buena solución de consenso), con una secretaría general que yo ofrecería a Alberto Ruiz Gallardón. A Esperanza Aguirre le ofrecería el control de toda la Comunidad de Madrid, y un puesto preponderante en lo que se ha dado en llamar maitines, que no es sino un consejo asesor de confianza del presidente.

    Al mismo tiempo, en Andalucía, Javier Arenas es el candidato, ya que sino puede ganar, al menos puede dejar la diferencia en nada, y ese creo que es un objetivo posible dentro de 4 años.

    En Pais Vasco, se ha de potenciar más el partido con la presencia permanente de Iturgaiz, Mayor Oreja y María San Gil.

    En Cataluña, se ha de hacer una campaña muy profunda, destinando buena parte de los esfuerzos del partido, en un proceso que en 4 años, debe permitir al PP situarse en una orquilla de entre 10 y 12 escaños. Para ello, es necesaria mucha dedicación, mucha visita al “cinturón rojo”, y mucha pedagogía entre la sociedad civil catalana.

    Un abrazo

    Salvador

    marzo 11, 2008 at 3:54 pm

  4. Gracias por el comentario, Salva

    Acaba de conocerse que Mariano Rajoy sigue y que optará a la reelección en el Congreso de junio. Para mí es un acierto y una buena noticia por doble motivo:

    1º) Porque haberse despedido hoy significaría que es él quien asume personalmente la responsabilidad del resultado. Y ya he dicho que bajo mi punto de vista la causa tiene que ver más con la estrategia que con el candidato.

    2º) Y porque estas decisiones hay que tomarlas en frío, con tranquilidad, no de forma precipitada. Hay tiempo de meditar y estudiar otras alternativas.

    Pero, sinceramente Salva, yo creo que va a ser muy difícil encontrar a alguien con la valía de Mariano Rajoy. Yo sí pienso que se merece otra oportunidad. O, cuando menos, esperar a ver si aparece algún candidato mejor. Yo no lo veo por el momento. Camps no está a la altura, en mi modesta opinión, de Mariano Rajoy. Gallardón no tiene el respaldo ni el cariño del Partido. Esperanza Aguirre no representa a todas las sensibilidades del PP, sería una candidata que generaría división dentro del partido, no consenso, que es lo que se necesita.

    Yo insisto en analizar serenamente las causas. Creo que no ha sido un problema de candidato. Se trata de mantener lo que se ha hecho bien y modificar lo que se ha hecho mal. Si hay alguien mejor que Rajoy, por supuesto que le sustituya. Pero para mí eso está todavía por ver.

    Un abrazo

    Angel Guirao

    marzo 11, 2008 at 5:39 pm

  5. Angel,
    estoy completamente de acuerdo en lo que planteas acerca de las personas.

    No obstante, un líder se hace, y es el momento de invertir cuatro años en ello, y no esperar, porque, ¿y si pierde las siguientes?, ¿Imaginas lo que eso puede significar en el partido?.

    No obstante, en lo que coincido plenamente es en hacer las cosas con calma y serenidad, sin que por ello sea él quien deba asumir la responsabilidad, pero como Presidente del PP, algo tiene que ver en ello.

    Sé que Camps no tiene demasiada experiencia, pero si por experiencia es, ZP estaría ejerciendo la abogacía (dignamente por supuesto) en Leon, y no de presidente del Gobierno.

    Con respecto a que ARG no tiene el cariño del partido, es evidente que no es así, pero un liderazgo se ejerce para eso, para tomar decisiones que a veces no son fáciles, y que no siempre todo el mundo comparte.

    ¿Os imagináis un debate (aunque no fuesen candidatos) entre los dos secretarios de los partidos, Pepiño Blanco y ARG? Pues eso mismo es lo que yo creo.

    Esperanza Aguirre genera adhesiones inquebrantables en Madrid, y eso está fuera de duda. Que las genere en otras CCAA, me plantea muchas dudas, pero alguien como ella, debe ser uno de los bastiones del PP del futuro, porque sobre pilares sólidos (es decir, CCAA con líderes potentes), es cómo se articula un partido con posibilidades de gobernar.

    Un abrazo, y a esperar al próximo congreso del PP, y comprobar quien va en sus listas.

    Salvador

    marzo 11, 2008 at 5:58 pm

  6. Perdona Salva, hay partes de tu comentario que no he respondido. Te doy mi opinión sobre Andalucía, País Vasco y Cataluña.

    Andalucía: efectivamente, el caso andaluz no responde, en principio, a la estrategia territorial porque Andalucía se siente España. Pero es que el PP ha subido de manera espectacular en Andalucía. El problema es que partía de una desventaja histórica que tiene que ver, en buena medida, con las peculiaridades de la sociedad andaluza. En cualquier caso, no hemos de perder de vista que el PSOE ha obtenido un resultado impresionante en España, entre otras cosas porque no le ha fallado su electorado. Ha sido sólo una pequeña parte la que ha trasvasado su voto al PP. Se diría que el PSOE ha movilizado a su enorme masa social y ampliado un poco por las bandas (lo que ha perdido por el centro lo que ha recuperado por los extremos, pero su base le ha respaldado en un 90%). Además, aunque Andalucía se siente España, en su Estatuto se hace referencia a una difusa “realidad nacional” (impensable en Murcia o Extremadura) y es un hecho que Andalucía accedió a la autonomía por la vía privilegiada y con estatus de nacionalidad, no de simple región. Por decirlo resumidamente, los andaluces son muy suyos, (que no se moleste nadie, por favor, porque yo le tengo un cariño muy especial a Andalucía, de la que me siento parte), una especie de nacionalistas a su manera.

    País Vasco y Cataluña: el PP habrá de examinar por qué el PSOE ha subido tanto en estas autonomías, recogiendo los votos que se le han caído a PNV, ERC y CIU. Yo creo que el PP puede mantener el discurso nacional (igualdad de los ciudadanos de los distintos territorios) y al mismo tiempo abrirse un poco, mejorar sus relaciones con el nacionalismo moderado. De hecho en otro tiempo ha gobernado gracias a PNV y CIU. De saber mantener ese delicado equilibrio entre el discurso nacional y una cierta aproximación al nacionalismo moderado depende, en mi opinión, que recupere muchas posiciones. El PP va a pagar el duro precio de estar ocho años en la oposición. Pero, si bien se mira, se ha situado en un lugar inmejorable (el centro) para arrasar en las próximas elecciones. No siempre va a tener el PSOE el voto prestado de los nacionalistas.

    Además, los países modernos, y España no es una excepción, caminan inexorablemente hacia el bipartidisimo y el conservadurismo. En ese sentido, el PP lo tiene más fácil de cara al futuro.

    Un abrazo

    Angel Guirao

    marzo 11, 2008 at 6:03 pm

  7. Última hora, rajoy se queda y se presentará a la reelección en junio. Me alegro. Saludos.

    MAIKEL

    marzo 11, 2008 at 6:22 pm

  8. Yo creo que Rajoy se equivoca. La gente tiene una manía increíble de eternizarse en los cargos… De acuerdo que se presenta a la reeleción, pero me da igual. Lo digno y lo lógico es que se vaya después de dos derrotas. Y lo dice alguien que piensa que Rajoy hubiera sido un fantástico presidente de Gobierno. Le falló la imagen -como al PP- y eso no lo va a recuperar nunca. Yo apuesto por la vuelta de Rodrigo Rato.

    Alberto

    marzo 11, 2008 at 7:40 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: