La Carretera

Empate a demagogia e intensidad

with 4 comments

zp-rajoy-260x160.jpg

HUBO DEBATE

Los partidos habían establecido tantas condiciones que muchos temían, sobre todo después del duelo Solbes-Pizarro, que el esperado cara a cara no fuera sino un rígido cruce de monólogos enlatados sin la más mínima posibilidad de contraste o diálogo. Algo de eso hubo, evidentemente, sobre todo en los alegatos que abrieron y cerraron el debate (es curioso ver cómo en esas poses mirando a cámara los candidatos quedan reducidos a lo que son: dos comerciantes aduladores en el zoco de los votos) , y también en la mayoría de las intervenciones que conformaron los bloques temáticos. Era muy diáfano que los contendientes recitaban piezas memorísticas no exentas de ciertos trucos escénicos: Rajoy terminaba cada intervención con una pregunta retórica e inquisitiva a su oponente mientras que Zapatero finalizaba las suyas con frases artificiales y pretenciosamente rotundas acompañadas de inequívocos gestos de refuerzo.

Pero a pesar de todo hubo debate. Sobre todo cuando los candidatos se salieron del molde y se interrumpieron mutuamente, algo que empezó haciendo Zapatero pero a lo que acabó sumándose acertadamente Rajoy. Fue como un metáfora de la legislatura: Zapatero creyéndose en la libertad de saltarse todas las reglas y Rajoy sintiéndose legitimado para hacer lo propio.

UN INTERCAMBIO DE GOLPES

Yo tuve la impresión de que Rajoy fue de menos a más. Se le vio algo trabado al inicio pero fue viniéndose arriba conforme avanzaba el duelo. Le sobró la cursilada final de la niña; a estas horas, el cerebro que haya ideado ese recurso estilístico ya debería de estar despedido.

Zapatero, sin embargo, mantuvo el mismo tono durante las casi dos horas que duró el programa. Se le ve más cómodo y natural que Rajoy cuando se dirige a la cámara, pero pasa evidentes dificultades en el intercambio de golpes.

Y eso fue básicamente el debate, un agrio cruce de reproches y acusaciones al que le faltaron vuelo y propuestas de futuro. Los dos salieron al ataque: Rajoy, más en su papel, se dedicó a hacer daño en lugar de explicar su programa. Por su parte, Zapatero contraatacó con las lagunas y los errores del gobierno de Aznar y con la manera de hacer oposición del Partido Popular. 

Ambos se dejaron su proyecto sin explicar. Quizá el segundo cara a cara esté más orientado al futuro, que es lo que realmente quieren oir los votantes, especialmente los indecisos.

Si es por impresiones o sensaciones, mi corazón me dice que Rajoy estuvo muy bien pero que no llegó a doblegar a Zapatero.

Anuncios

Written by Angel Guirao

febrero 26, 2008 a 8:43 am

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. A mí me parece que Rajoy estuvo soberbio. Agresivo, contundente y directo al meollo de las cuestiones. Zapatero se fue por las ramas, se mostró desdibujado, algo cansado y fuera de órbita. El punch de Rajoy le dejó grogui. De todos modos, el líder del PP tuvo varios fallos, a mi juicio clamorosos: recordar lo de Guadalajara, que no venía a cuento, decir que ZP había agredido a las víctimas del terrorismo y soltar el discursito bizcochado del final. Estoy de acuerdo contigo, Ángel, al que tuviera la idea hay que despedirlo inmediatamente.
    Por lo demás, sí, es cierto que no hubo propuestas. Pero creo que el debate de ayer no era para eso, sino para lo que fue, para el combate puro y duro. En el próximo veremos la verdadera dimensión de uno y otro. Por ahora, me quedo con la garra y seguridad de Rajoy, a quien muchos ya habían defenestrado del teatro de la política.

    Alberto

    febrero 26, 2008 at 8:53 am

  2. Buenos dias,

    lo oi por la radio a medias y hoy vi los cortes en elpais. Le doy mas credito a Rajoy, pero creo que ambos carecen de un liderazgo suficiente, en fin, como no hay mas donde elegir…. Ahora empiezo a entender el sentido de las primarias americanas, si hubieran pasado en España esta claro que seria Gallardon quien representara al PP, y con mayoria absoluta ganaria las elecciones.

    Lo de la niña es copiado del discurso de Obama. (un poco triste si quedo)

    Saludos

    Juan Bau

    febrero 26, 2008 at 9:08 am

  3. Buenos días,

    Antes de nada quiero felicitar a Angel por su artículo que como siempre, está a un gran nivel.

    Con respecto al debate, decir que al margen de los dictados de mis creencias en estos temas, decir que ambos hablaron para sus votantes, y que por esta razón, al final el debate dejó a todo el mundo contento.

    Si creo que en general, el Presidente resiste mal las críticas, y casi se pasó más tiempo apelando al pasado, y a los errores que cometieron los Gobiernos del PP, que en hablar de futuro y su proyecto. Para mi, era una apelación clarísima a la movilización que tanto está buscando, mezclado con ciertos tintes de dramatismo.

    Por parte de Rajoy, creo que se le nota que no está cómodo en estas situaciones, y que le cuesta explicar algunas de las medidas que propone su partido. No obstante, también creo que consiguió algo que es una constante en la legislatura, y es que el Presidente pasara más tiempo atacando a la oposición que defendiendo su gestión y su proyecto.

    En general, y dado los análisis que había leido con anterioridad, el objetivo eran unas tablas, y ese fue el resultado, ya que a ninguno de los dos le interesaba “aplastar” al rival, el Presidente para no generar demasiada confianza en la victoria y desmovilizar a su electorado, y Rajoy, para no “cabrear” a los votantes potenciales del PSOE, y por tanto movilizarlos.

    En cualquier caso, que este tipo de debates (aunque enlatados), son un ejemplo de salud democrática, y deberían consolidarse como un elemento más de las campañas electorales.

    Un abrazo

    Salvador

    febrero 26, 2008 at 10:40 am

  4. Coincido en líneas generales con el artículo y los comentarios.
    Creo qeu todos sabíamso lo de la negociación política con ETA y la mentira. Pero me interesa destacar algo que a mi entender ha pasado demasiado desapercibido, ayer fue la segunda vez que ZP no negó haber estado telefonenado a los directores de los periódicos el mismo 11-M para extender el bulo de los 3 terroristas suicidas, antes incluso de que Gabilondo lo diera como primicia en la SER. ¿Por qué no nos dice Zp quién lo engañó con lo de los terroristas suicidas? ¿O no fue engañado? ¿Quién se lo dijo? Yo de Rajoy se lo preguntaría el próximo lunes. Para acusar a los demás de mentirosos y de paranoicos no está nada mal lo de los suicidas. Un saludo a todos.

    MAIKEL

    febrero 26, 2008 at 7:57 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: