La Carretera

Zapatero hace balance. Reformas estatutarias (IV) Primera parte

with 5 comments

1200273258_03.jpg

(***Como se había anunciado, esta semana continúa en La Carretera la serie de capítulos dedicados a analizar la presente legislatura desde la perspectiva de la acción de gobierno llevada a cabo por el ejecutivo de Zapatero, para lo que estamos tomando como referencia la entrevista que el presidente del Gobierno concedió al diario EL MUNDO a principios de enero***) 

CAPITULO IV: Las reformas estatutarias y la organización territorial del Estado.

Dada la amplitud y complejidad de esta cuestión he dividido el capítulo en dos partes: En la primera abordaremos las reformas estatutarias y el modelo territorial. Y en la segunda, que se introducirá a lo largo de los próximos días, trataremos una selección de cuestiones relacionadas con esta materia: política lingüística, ley de banderas, política en materia de agua y Tribunal  Constitucional.

PRIMERA PARTE: LAS REFORMAS ESTATUTARIAS

Desde el punto de vista político, esta cuestión se remonta a un momento anterior al inicio de la presente legislatura, cuando, siendo aún líder de la oposición y estando en plena campaña electoral, Zapatero, en un mitin celebrado en Cataluña en presencia de Pascual Maragall, dejó escapar el célebre: “Aprobaré el Estatuto que salga de Cataluña“.

Aunque en la entrevista con Pedro J. Ramírez Zapatero intenta dar otro sentido a la frase (según él, lo que realmente quiso decir es que estaba a favor de que el Parlamento Catalán aprobase un nuevo Estatuto), a mí me parece muy evidente que ni siquiera él mismo termina de creerse sus propias palabras. De hecho, todo lo que ha venido después desmiente el desmentido y demuestra que aquella nefasta frase, de la que ha sido esclavo, siervo y vasallo, constituyó el mayor error político de esta legislatura.

Y así, cuando Zapatero se encontró con la inesperada victoria del 14-m todo el nacionalismo catalán, incluído ese PSC que tantísimos quebraderos de cabeza le ha dado al Gobierno en los últimos cuatro años, no tardó ni un minuto en recordarle su compromiso.

Por cierto, aunque Zapatero dice ahora, con verdad, que la reforma de los estatutos estaba incluida en su programa electoral, ello no justifica en modo alguno un compromiso expreso con ningún nacionalismo, sino simplemente que esa propuesta le habilitaba, una vez ganadas las elecciones, para abrir un proceso de reformas que al menos debió intentar consensuar en sus líneas maestras con el PP. Y vuelvo a decir aquí lo que dije en el capítulo dedicado a la política antiterrorista y el proceso de paz: aunque el Gobierno estaba legitimado para abordar la reforma de los estatutos, creo que debió esperar un momento más propicio para encontrar un clima de confianza y pacto con el PP. Algunos dirán que no era necesario porque finalmente se pactaron (por parte de PSOE y PP) cinco de los seis Estatutos que han sido reformados hasta el momento. Eso es verdad, pero no es menos cierto que el Estatuto catalán afecta, y además de manera decisiva y preocupante, al nervio central del sistema y al resto de autonomías, y a ello nunca debió haberse dado lugar. Está por ver cuáles van a ser realmente las consecuencias.

EL ESTATUTO CATALÁN: La negociación y aprobación del Estatut tiene dos lecturas: la política y la jurídica

1º) En el plano político todo este asunto tendría una vertiente cómica si no fuera por la enorme gravedad de los intereses en  juego. Por contarlo resumida y cronológicamente: durante varios meses los partidos nacionalistas catalanes excepto CIU (y obviamente el PP, que había sido vergonzosamente excluído de la vida política en el Pacto de Tinell) fueron forjando una norma (proyecto de Estatut) que desbordaba ampliamente el marco constitucional. Cada propuesta que salía de Cataluña era una espina que se clavaba en el corazón del Gobierno, que en aquellos meses llegó incluso a estar por debajo del PP en las encuestas. El PSOE sabía que se estaba desangrando y que se encontraba en un callejón sin salida: no podía consentir la propuesta (claramente inconstitucional) que venía de Cataluña, pero tampoco debía dar lugar a que no se aprobase el Estatut, una de sus principales apuestas políticas de la legislatura. Así que Zapatero optó por la única solución posible: traicionar al PSC y sus socios nacionalistas, y echarse en brazos del oportunismo de CIU, al que prometió un pacto de gobernabilidad que después no pudo cumplir porque Montilla, ahora líder de ese PSC al que había traicionado, le devolvió la jugada y lo dejó en pública y manifiesta evidencia al reeditar el tripartito en contra de la recomendación pública del PSOE para pactar con CIU.

Y es así cómo se llega al colmo del disparate o esquizofrenia política: ese Estatut que fue ultimado por los “traidores” PSOE y CIU en conversaciones secretas de última hora (cual partida de trileros o tahúres) tuvo que ser asumido, aplicado y ejecutado por los  “traicionados” (el tripartito) que no creían ni creen en él. Y lo que es peor para el PSOE, el resto de su electorado a nivel nacional lo vio y lo sigue viendo con muy malos ojos y una enorme desconfianza, por lo que, en términos políticos, la jugada del Estatut no ha podido resultar más desastrosa.

Produce algo parecido al bochorno escuchar decir todavía al Gobierno que la participación ciudadana (en el refrendo popular ) fue alta y que la norma, que no le gusta absolutamente a nadie, tiene el respaldo del pueblo catalán..

2º) Desde el punto de vista jurídico, que es el realmente importante, el Estatut, texto prolijo, espeso e intervencionista donde los haya, es una norma de difícil encaje constitucional, sobre todo en materia de financiación, fiscalidad, relaciones con el Estado y unidad jurisdiccional. Será el Tribunal Consitucional, en el que confío plenamente y sobre el que hablaremos en la segunda parte de este capítulo, el que dirá la última palabra. Sin embargo, ya antes de su pronunciamiento estamos viendo algunas de las peligrosas consecuencias de la norma en cuestión. Me refiero al “sudoku” autonómico, llamado así por el propio Solbes, o a los enormes problemas que plantea el encaje de una Agencia Tributaria propia para Cataluña. Insisto, debemos esperar a la sentencia del TC, pero ya estamos asistiendo al inicio de algunas de sus consecuencias (del Estatut), cuyo resultado final se verá en la próxima legislatura, cuando Elena Salgado, ministra de Administraciones Públicas (o su homólogo del PP, y siempre dentro de lo que permita la sentencia del TC), culmine el traspaso de competencias.

LOS DEMÁS ESTATUTOS QUE HAN SIDO OBJETO DE REFORMA. Junto con el de Cataluña han sido reformados otros cinco Estatutos de Autonomía. Como hemos dicho, en estos casos sí ha habido pacto entre PSOE y PP, algo que, en mi opinión, es bueno e inteligente por parte del Partido Popular, que no debía dar lugar a quedarse fuera de las grandes reformas estatutarias. Respecto a estos cinco estatutos, decir que apenas se ha escuchado ruido mediático de fondo, y apuntar la reciente sentencia del TC de 12/12/2.007 (sobre la que tenéis un artículo doctrinal al final de este capítulo) en la que el alto Tribunal, al conocer un recurso presentado contra el Estatuto Valenciano en materia de agua (sobre el derecho a las cuencas hídricas), viene a reconocer la posibilidad de que las normas autonómicas (los Estatutos de Autonomía) puedan crear “ex novo” derechos subjetivos (no fundamentales), lo que abre la puerta a un estatus jurídico asimétrico o de distintas velocidades entre los ciudadanos del Estado: se tienen más, o se tienen antes, unos determinados derechos según se viva en una u otra Comunidad Autónoma. 

Por último, no quiero cerrar esta primera parte del capítulo (dedicada a la reforma de los Estatutos) sin hacer las siguientes reflexiones:

1º) Tengo la sensación de que el proceso actual de reformas estatutarias responde más a los intereses de los partidos políticos que a una necesidad o demanda de los ciudadanos.

2º) Al igual que con el proceso de paz, creo que el Gobierno ha transmitido una sensación general de debilidad y entreguismo ante los sectores nacionalistas, independentistas o separatistas de este país. Durante los meses en que se solaparon las negociaciones del Estatut con las del proceso de paz, el Gobierno pareció estar dispuesto a ceder más de lo que en verdad deseaba la inmesa mayoría de los españoles. Y aunque el PP exageró y utilizó la oposición de brocha gorda (“España se rompe”, “el Gobierno ha entregado España a los terroristas y los separatistas”…) creo que en el fondo jugó un decisivo papel de contrapeso que ha resultado providencial. Como también me parece evidente que en cuestiones territoriales los líderes políticos (de uno y otro signo) tienden a darle más importancia al aspecto territorial que al color político.

3º) En la próxima y necesaria reforma estatutaria (ésta se encuentra todavía a medias, así que hay tiempo de sobra), que tarde o temprano llegará porque las normas no son inamovibles y deben adaptarse a la realidad social de cada momento, será muy conveniente que estas cuestiones se traten, no solamente desde la base de un gran consenso político y social que ahora mismo no existe, sino desde una perspectiva más técnica o jurídica y menos política o ideológica. Y, por supuesto, que las reformas o modificaciones se manifiesten con naturalidad en todas las direcciones, de manera que sea tan posible transferir competencias hacia las Comunidades Autónomas como recuperarlas por parte del Estado. Pero, evidentemente, para que ello suceda deberá cerrarse de una vez por todas el modelo territorial mediante un gran acuerdo de Estado entre los dos grandes partidos y los nacionalismos moderados que culmine con una reforma de la Constitución por la que se clarifique definitivamente la relación competencial entre Estado y las Autonomías.  

4º) Termino esta primera parte del capítulo haciendo un último apunte sobre ese debate esencial y profundo que también se ha abierto durante esta legislatura. ¿Se rompe  España? ¿qué es o debe ser España? ¿debemos caminar hacia un modelo federal o confederal como claúsula de cierre del sistema?

Supongo que cada uno tiene su modelo o solución perfecta, como en tantas otras cosas, pero yo creo, yo tengo la percepción como individuo, de que la gran mayoría de los españoles quiere seguir siendo lo que es, es decir, un único país o nación, algo que, en mi opinión, a estas alturas de globalización tiene más que ver con los sentimientos o las pasiones que con el reparto del poder. Ahora bien, no seré yo, ser pasional y visceral donde los haya, quien menosprecie los sentimientos y las emociones.

 Fuentes y normas: 

Los Estatutos de Autonomía que han sido objeto de reforma durante la presente legislatura son:

Estatuto de Autonomía de Cataluña

Estatuto de Autonomía de Andalucía

Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana

Estatuto de Autonomía de Aragón

Estatuto de Autonomía de Castilla y León

Estatuto de Autonomía de Islas Baleares

Todos los Estatutos de Autonomía actualizados en la página oficial del B.O.E.

.- Artículos doctrinales sobre las reformas estatutarias y los Estatutos. No he seleccionado estos artículos bajo ningún criterio político o ideológico. Se trata simplemente de los trabajos que he ido encontrando en la red. Es un hecho notorio y conocido que existen posturas doctrinales a favor y en contra de las reformas estatutarias, especialmente en el caso del Estatuto Catalán. Por eso, ésta es una lista abierta a otros artículos que queráis aportar y que sirvan para enriquecer el debate.

Artículo doctrinal de Joaquín Tornos (Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Barcelona)

Artículo doctrinal Joaquín Leguina

Artículo doctrinal de Gregorio Peces Barba

Artículo doctrinal de Juan José Solozábal, Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Madrid (en este artículo se hace un análisis de la sentencia del TC de 12 /12/2.007 que resuelve un recurso de inconstitucionalidad planteado contra el Estatuto Valenciano en relación con el derecho sobre el agua )

Anuncios

Written by Angel Guirao

febrero 5, 2008 a 7:48 pm

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ángel, te felicito por el sensacional trabajo. Lo fundamental de la nación no es el aspecto romántico, sino los derechos y obligaciones que te garantiza, en nuestro caso España. En ese aspecto no es lo mismo ser español que marroquí, aunque a efectos pasionales sea lo mismo. Todavía no es lo mismo ser nacional de un país u otro. Quizás dentro de siglos, merced a la globalización, sí.
    Coincido contigo en las tres conclusiones.
    Tras las maniobras que describes y el artículo de J. Leguina ¿sigues confiando en ZP?
    Un saludo.

    MAIKEL

    febrero 5, 2008 at 9:43 pm

  2. Angel,
    tras un trabajo tan espectacular, realmente resulta complicado aportar algo distinto.
    En cualquier caso, y en línea con algunas de las cosas que comentas, decir que creo que el PSOE creó un problema por interés partidista, y que como muy bien ya le apuntó Rajoy a ZP en el Congreso, cuando se abre un melón, se ha de saber qué es lo que se quiere hacer con él.

    Creo que una vez más, el Gobierno ha fracasado en uno de los pilares de su acción de Gobierno durante la última legislatura (hay otros que ya han sido profusamente comentado en otros artículos).

    En fin, quedaremos a cenar el 8 de Marzo y terminaré de convencerte, je, je, je (MIguel, ¿si te animas?).

    Salvador

    febrero 5, 2008 at 10:48 pm

  3. Encantado Salvador, pero creo que necesitaríamos dos cenas ¿Qué tal 7 y 8 de Marzo? JAJAJA. Saludos.

    MAIKEL

    febrero 5, 2008 at 11:00 pm

  4. Una cuestión con la que no estoy de acuerdo, afirmas que ZP tuvo que impulsar el Estatuto porque no se podía permitir que éste no se aprobase. ¿Por qué no? ZP se había comprometido a aprobar el Estatuto que viniese del Parlamento Cataluña, si en Cataluña no había nuevo Estatuto ningún compromiso tenía ZP, pero sin embargo se implicó personalemente para que saliese adelante, llegando a traicionar a sus compañeros PSC y a sus socios ERC. ¿Qué interés tenía ZP en que el Estatuto saliese adelante? El día siguiente a la aprobación por el Parlamento español del Estatuto de Cataluña que definía a Cataluña como “nación” ETA declaró su tregua, mejor dicho, extendió la tregua que aún hoy sigue vigente en Cataluña al resto de España. ¿Podrá el parlamento español denegar en adelante un Estatuto Vasco que se auto defina como nación? ¿Por qué Cataluña sí y el PV no?
    Estrategia, no errror. Un saludo.
    En cuanto a la implicación del PP en el resto de estatutos creo que ha sido un flagrante error, si criticas que se abra el melón sin saber para qué, no puedes luego ponerte a comer tajadas. Si el PP se hubiese mantenido firme en esto, tendría la mayoría absoluta al alcance de la mano. Un saludo

    MAIKEL

    febrero 6, 2008 at 1:11 pm

  5. Miguel y Salva, gracias por vuestros comentarios.

    Por alusiones, y espero me perdonéis por no poder extenderme todo lo que me gustaría, decir simplemente que cuando hablo de la cuestión sentimental me refiero al hecho de que quizá no haya demasiadas diferencias entre un estado autonómico y un estado federal, sobre todo en la era global, donde el mercado lo iguala todo. El mundo, la vida, se hace también por debajo, la hacemos los ciudadanos también. Evidentemente que existen diferencias, pero quizá no justifiquen tanta implicación emocional. Además, hay paises o estados que han asumido el modelo federal y sin embargo existe un fuerte sentimiento nacional. En cualquier caso, insisto, yo prefiero seguir así. Tengo nostalgia y sentimiento de España.

    Y respecto a que no haber aprobado el estatut hubiera sido un fracaso politico de ZP, quiero decir que el PSOE lo interpretó así, no podía dejar de aprobarlo porque era una de sus apuestas. Por mí que lo hubiera dejado estar

    Saludos a todos

    Angel Guirao

    febrero 6, 2008 at 4:42 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: