La Carretera

BARCELÓ Y EL REY DESNUDO

with one comment

Aunque ya ha pasado un buen rato todavía no logro recuperarme. Esta mañana, navegando por las páginas EL PAÍS un curioso titular ha llamado mi atención: “El Prado pinta un pasodoble”. ¿que el Prado pinta qué?. Como soy de natural curioso y malintencionado, no he podido resistirme a entrar en la noticia. Cuál es mi sorpresa cuando descubro que se trata de una reseña cultural sobre mi admirado Miquel Barceló. Decididamente estoy de suerte porque, además, el artículo viene firmado por alguien tan prestigioso como Jesús Ruiz Mantilla, redactor de EL PAÍS y meritorio escritor en sus ratos libres. Así que me zambullo con verdadero interés aunque cierto mosqueo en la crónica, y lo primero que leo es “El rito del arte se hizo tierra y movimiento ayer en el Casón del Buen Retiro”. Así, como suena. Pienso que algo verdaderamente grande ha tenido que suceder para que este veterano periodista, que ya había hecho saltar mis alarmas con un titular tan cursi, se permita ahora el lujo de iniciar el artículo con una frase tan boba y pretenciosa. De manera que sigo leyendo y enseguida me entero de que la noticia consiste en un inclasificable espectáculo ofrecido ayer por Barceló y un coreógrafo llamado Josef Nadj en el Casón del Buen Retiro de Madrid. Al parecer, la cosa consistió en que los artistas esculpieron a dúo, coreografía incluída, una serie de figuras abstractas en un lienzo, para a continuación destrozarlas con sus propias manos. El resultado es un mural típico del repertorio del pintor balear. Lo cual, por cierto, desmitifica bastante su trabajo, porque es demasiado evidente que una obra que se hace sin pensar y de una manera tan mecánica y funcionarial difícilmente puede encuadrarse en eso que llaman arte. En fin, todo puede ser. El caso es que, en palabras del cronista, Barceló y Nadj “esculpieron y crearon una pieza que contenía la llamada más profunda del seno de la Tierra con la estética.”. Pero Ruiz Mantilla no se queda ahí, y un poco más abajo explica que los artistas “tallaron esqueletos, volcanes, lenguas calladas a base de golpes que sonaban como la violencia sorda de los guantes de boxeo“. Sin embargo, busco una y otra vez en las fotografías y no veo por ningún lado veo esos esqueletos, ni esos volcanes, ni esas lenguas….Tan sólo relieves y arrugas en un enorme telar blanco. Vuelvo al artículo, que sigue discurriendo entre un cronismo aburrido y la nadería más pomposa, cuando me topo con otra jugosa perla, esta vez de Barceló, quien quizá para justificar la celebración de tan delirante acto, se confiesa: “Es como una cosa perversa que la misma energía que empleas para construir algo, luego la utilizas para destruirlo. Lo he comprobado muchas veces”. Aquí tengo que hacer un alto para liberar por fin una sonora carcajada. Poco después, cuando recupero el resuello, me apresto a leer el final del artículo. Y la verdad, a estas alturas ya creía que tanto el periodista como el escultor habían llevado al límite mi capacidad de sorpresa; sin embargo a continuación juro que leo lo que sigue : “Hubo momentos en los que el humor liberaba la tensión. Cuando aparecieron los dos con tinajas de barro sin cocer y se las plantaron en la cabeza. La sugerente perfección redonda de los objetos se transformó a ciegas en difusos minotauros, en simpáticos gorrinos, en cascos de guerrero.”

Supongo que los asistentes, entre quienes se encontraban algunos de los más ilustres artistas y personalidades del país, aplaudieron rabiosamente al final del acto. Pero estoy completamente seguro de que en el interior de algunos de ellos pugnaba por salir ese niño de la fábula que se atrevió a denunciar la desnudez del rey. Puedo imaginar a ese niño haciendo aspavientos de indignación y gritando que lo que él ha visto no es un artista, sino un actor. Más bien un cómico sin mucha gracia. Un cantamañanas. O un impostor.

Anuncios

Written by Angel Guirao

diciembre 5, 2007 a 3:54 pm

Publicado en General

Tagged with , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Querido Angel volvemos a la eterna discusión sobre los conceptos objetivos y subjetivos en el arte. En la pintura contemporanea hay un mucho de farsa y una buena dosis de marketing, es un juego especulativo que deja en mantillas al mercado bursatil donde la labor que desempeñan los marchantes merece capítulo aparte… ¿ Arte para iniciados ? EL VERDADERO ARTE ES UNIVERSAL Y ETERNO. Por cierto, he estado este finde en tierra extraña, en concreto en Londres. Me ha parecido una ciudad cosmopolita y multicultural encuadrada dentro de un país avanzado, ordenado y serio. Sin embargo he echado mucho de menos el sol y la luz de España a pesar de que creo que este pais nuestro va irremediablemente a la deriva.

    Alfredo

    diciembre 11, 2007 at 12:33 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: